07 julio, 2007

la fusión fría

Fusión fría



El 70% del planeta es agua, la mayoría salada.
Un combustible perfecto si se descubre el secreto de la fusión fría basada en el hidrógeno. Estamos ante un conocimiento escurridizo que, cuando se descubra, cambiará radicalmente el mundo. Porque, ¿qué podríamos hacer si dispusiéramos de energía casi ilimitada? Textos: Marta Iglesias / Fotos: Fusión


--------------------------------------------------------------------------------

La utopía energética


--------------------------------------------------------------------------------



El hidrógeno y sus posibilidades

El hidrógeno es el elemento más abundante del universo y es el combustible de las estrellas. Lo tenemos en grandes cantidades en el agua, cuya molécula posee dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. De aquí precisamente -y más en concreto del agua marina- es de donde se puede extraer fácilmente este elemento para emplearlo en la fusión. Las posibilidades que se abren a partir de este descubrimiento son infinitas, puesto que esta energía no contamina, sería tan inagotable como el agua salada y además barata de conseguir. Con este sistema cada nación sería energéticamente autosuficiente, mediante plantas generadoras, y se crearían sistemas de transporte que no necesitarían repostar, abriéndose la posibilidad a viajes espaciales. Un litro de agua satisfaría las necesidades energéticas de una familia durante toda una vida.



La fusión

Este proceso que consiste en fundir átomos, es contrario a la fisión -o partición de átomos- que hoy se emplea en las plantas nucleares. La fusión se ha logrado ya, pero utilizando para ello millones de grados de temperatura, necesarios para vencer la fuerza de repulsión entre los isótopos de hidrógeno. Por eso el reto consiste en lograr este mismo proceso pero a temperatura ambiente.
La materia prima sería el agua pesada, que es agua salada en la que el hidrógeno se sustituye por uno de sus isótopos, el deuterio.





Con la fusión fría los
transportes no contaminarían
ni necesitarían repostar

El desprestigio de los experimentos

Extrañamente, los avances logrados en este apartado gozan de gran descrédito. Todo se remonta al año 1989, en el que los químicos Pons y Fleichsmann anunciaron que habían logrado realizar fusión fría, liberando consecuentemente energía calorífica en el proceso. El sistema para su obtención era tan sencillo, que sorprendió a muchos: sólo habían empleado dos electrodos de paladio conectados a una batería y sumergidos en un recipiente de agua pesada. Los científicos aseguraron haber logrado un watio de energía por centímetro cúbico de agua, cincuenta veces la energía que ellos emplearon. Laboratorios del planeta consiguieron reproducir el experimento, pero no con los mismos resultados, con lo cual la fusión fría cayó en el descrédito. A ello hay que sumar que el experimento curiosamente no emite neutrones ni radiación gamma altamente energéticos, lo que contradice el conocimiento que hasta la fecha tenemos sobre las reacciones nucleares y fomenta el escepticismo.



La fusión fría en la actualidad

De la fusión fría poco más se llegó a saber, pero los experimentos se siguieron realizando. Lo que más llama la atención es que los propios Estados Unidos, que desprestigiaron esta energía, nunca dejaron de investigar en esta línea. En 2002 se supo que la Armada de ese país nunca detuvo las pruebas, y en la Décima Conferencia Internacional sobre Fusión Fría algunos científicos incluso llevaron serias y comprobadas evidencias de haber obtenido el 250% de la energía empleada, yendo más allá de Pons y Fleichsmann. Pero la duda persiste ya que se desconoce por qué se produce tanta energía -ninguna teoría científica puede explicarlo- y porqué no siempre se repiten los mismos resultados. Para resolver esta última cuestión, el reputado científico Mike McKubre indica que el experimento sólo funciona perfectamente cuando los electrodos de paladio están rodeados de deuterio (hidrógeno) al 100%, es decir, cuando hay un átomo de deuterio por cada átomo de paladio.



El futuro gracias a la fusión

Si la fusión fría triunfara, el mundo cambiaría radicalmente. ¿Cuántas investigaciones avanzarían al no estar limitadas por el uso de energía? ¿Qué pasaría si el transporte no contaminara? ¿Qué sucedería si ningún país dependiese energéticamente de ninguna multinacional? Son muchos los que se preguntan hasta dónde está manipulando o influyendo la mano negra de la industria petrolífera, en las investigaciones de fusión fría.

Leido en la revista fusión

Etiquetas:

2 comentarios:

Blogger Diana L. Caffaratti ha dicho...

Hola Felipe:

Propones un tema alentador.
Ojalà pronto se puedan dilucidar los interrogantes sobre el hidrògeno y las posibles aplicaiones aquì expuestas se hagan realidad. Parece que serìa una especie de bendiciòn para el Planeta.

5:22 a. m.  
Blogger Catalina Zentner ha dicho...

Todo lo que contribuya al bienestar, suma puntos para la tan anhelada y esquiva paz en el mundo.

3:55 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal